Para cuando interesa cambiar los titulares de los medios del sistema es muy socorrido el tema del “terrorismo anarquista”, un despliegue propio de cualquier película americana, registros absurdamente violentos y sobreactuados, robo de material, y secuestro de unos cuantos compañeros…. Luego, pasado el tiempo, si dan con un juez normal (que no suele ser el caso), les dejaran en libertad, entonces ya no habrán grandes titulares, el daño ya esta hecho, sobre todo el daño personal, personas marcadas para siempre.

 

      Todos sabemos que no existe el terrorismo anarquista en España, pero eso no importa, le cambiamos el significado a la palabra y ya esta. En cualquier polígono discotequero del país se queman todos los fines de semana mas contenedores, coches y mobiliario urbano que en todas las manifestaciones, protestas o piquetes de todo un año pero eso es vandalismo, si el contexto es el de la protesta, el de la disidencia, el de plantar cara a los antisistema que manejan el país, entonces es terrorismo, terrorismo anarquista... y si hay que inventarse envíos de artefactos explosivos de dudosa factura o bombas cutres en alguna iglesia, pues se hace, sin problema, terrorista es quien el estado quiere que lo sea y ya esta.

 

      En cuanto al uso de la violencia me da la impresión de que una mayoría de los anarquistas del “mundo occidental” estarán de acuerdo en que aquí y ahora no tiene mucha utilidad para nuestra lucha, hablo de la violencia de verdad, no de quemar papeleras, una papelera o un parlamento ardiendo de vez en cuando siempre alegra los corazones disidentes, pero en cualquier caso tampoco debemos aceptar el monopolio del uso de la violencia por parte del estado, a fin de cuentas el enemigo a batir es precisamente el estado capitalista y la democracia parlamentaria representativa, brazos ejecutores de un sistema económico injusto, asesino e insostenible.

 

      Yo no me siento capaz de condenar a quien conteste a la violencia con mas violencia, puede no parecerme lo mas inteligente (repito en este momento y en este lugar), pero lo que no puedo es negar el derecho de todos a defenderse ante una agresión.

 

      Los anarquistas (y no solo los anarquistas) llevamos tiempo sufriendo ataques de descerebrados neo-nazis, con la complacencia de las autoridades cuando no con su clara colaboración, sin devolver los golpes, aguantamos los ataques del estado, sus secuestros, sus robos, sus humillaciones, sin contestar, entendiendo que son provocaciones precisamente para eso, para tener mejores escusas para la persecución y caza de los únicos que no se resignan a aceptar la humillación continua por parte de un poder robado al pueblo por el moderno estado-nación, la cuestión es ¿cuánto tiempo durara esto?…

 

 

 

¡ MENOS PRESOS POLITICOS Y MAS POLITICOS PRESOS !

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar